Saltar al contenido
Cuentosinfantiles10.com

La zorra y el cuervo

Un día cualquiera, un cuervo enorme se encontraba volando sobre un dorado campo de maíz. En ese momento, se percató de que había un grupo de personas merendando bajo la sombra de un castaño.

fabula de la zorra y el cuervo“¡Qué suerte la mía!” – pensó el cuervo-, “seguro que esta gente dejará para mi un bocado delicioso“.

Con esto en mente, bajó hasta una de las ramas del castaño y esperó pacientemente.

Aunque pasó un buen tiempo, al cabo de una horas su paciencia se vio recompensada. Al marcharse, los exploradores dejaron atrás un gran trozo de queso.

“Me ha salido bien el esperar”, pensó el cuervo, mientras se lanzaba en picado para recoger el trozo de queso. “¡Soy verdaderamente listo!”

Con apenas un pequeño roce del suelo, el cuervo volvió volando a la rama con el trozo de queso en su pico. Justo en el momento en el que se disponía a comer, una zorra salió corriendo de entre el campo de maíz.

– “¡Huele muy rico!” – dijo la zorra mientras se relamía el hocico. Se le hacía la boca agua con el aroma que venía desde las alturas del castaño. Y fue entonces cuando vio al cuervo con el queso en el pico.

La zorra era amante del queso y, por naturaleza, también muy astuta. Entonces le dijo al cuervo:

– “¡Eres una hermosura de pájaro! ¡Esas plumas relucientes, ese pico afilado y tus ojos tan redondos!”

el zorro y el cuervoEl cuervo quedó encantado con las palabras de la zorra.

Así, estiró su cabeza y tomó una postura erguida para caminar sobre la rama, esperando escuchar aun más halagos por parte de la zorra, quien continuo con ellos.

– “Un pájaro tan bello como tú debe tener un canto precioso” – le decía la zorra-. “¿Podrías cantar para mí? Eso me haría muy feliz”.

Al escuchar la petición, el cuervo infló su pecho, abrió el pico y con fuerza lanzo un horrible graznido.

El pedazo de queso cayó al suelo, yendo a parar al hocico de la zorra, que estaba esperando justamente ese momento.

– “Gracias por el queso” – dijo la zorra-. “Ahora sabes el elevado precio de ser vanidoso”.

Y finalmente, después de reírse, se comió el queso rápidamente.

Moraleja: quienes se alegran al ser cortejados por engañosas palabras, tarde o temprano, sufren castigos de vergonzosa penitencia.

Además del cuento de la zorra y el cuervo, también te puede interesar:

La zorra y el cuervo
4.8 (96%) 15 votes